lunes, 26 de junio de 2017

EL CARÁCTER INTERNACIONAL DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

“El bolchevismo sirve de modelo de táctica para todos”
Lenin



Recurrentemente nos topamos con tendenciosas y extrañas concepciones que tratan de ajustar los procesos revolucionarios emprendidos por el proletariado y su aliado “natural”, el campesinado, a los escenarios geográfico-sociales donde éstos fueron concretados o en aquellos países donde son llevados a cabo.

Ha venido sucediendo en el Perú. La guerra popular y la revolución de Nueva Democracia ha pretendido ser vista como un “fenómeno” muy particular del Perú, constriñendo, de esta manera, el carácter internacional que tiene cada acción que realiza el proletariado cuando dirige un proceso revolucionario.

El pensamiento Gonzalo está bien para ajustarlo a la realidad del Perú, dicen, pero no entienden que fue erigido en medio de las tareas que asume el proletariado del Perú y su aplicación a la realidad en concreto; que se nutre de toda la experiencia del proletariado internacional, que al ser una concepción vinculada íntimamente a las tareas del proletariado dentro del marco de la revolución democrática de nuevo tipo, el socialismo, la revolución cultural y el comunismo, ha pasado a constituirse en parte del arsenal ideológico del proletariado internacional.

Y eso es verdad, debe ser así, no debe ser copia y calco de otras revoluciones, debe ser creadora, pero hay que entender que esta particularidad de ninguna manera es ajena a la dinámica de la lucha de clases en la arena internacional; que la incidencia que tiene en el MCI, en el proletariado internacional, en los pueblos oprimidos del mundo es tan importante que no podemos, ni debemos, verla como un  hecho puntual.

No diferente pasó con la revolución en Rusia y con  el Leninismo. Proceso al que los ideólogos burgueses y obviamente, el revisionismo, trató de presentarlo como un “fenómeno” solo aplicable a Rusia, y no precisamente desde el hecho mismo del proceso, de la revolución, sino de limitar o constreñir el aporte de Lenin al marxismo desde la experiencia de lucha del proletariado y pueblo de Rusia, tratando de negar el carácter internacionalista y su manifestación como segunda y superior etapa del marxismo.

Esos mismos ideólogos trasnochados desconocen, o niegan, que las obras leninistas no solo se basan en el análisis de la realidad en Rusia, sino también en la situación económica, social, política,  de otros muchos países y en la generalización del movimiento y experiencia revolucionaria de la clase obrera.

La naturaleza internacionalista del leninismo está refrendada  por el curso de las revoluciones de liberación nacional y socialistas que subsiguieron a la revolución de octubre, particularmente en el sureste de Asia y su momento cumbre, la revolución de Nueva Democracia y posteriormente socialista en China.

Es importante resaltar lo que sostenía Lenin, repitiendo las palabras de Engels, llamaba siempre a tener presente que el socialismo, desde que se ha hecho ciencia,  exige que se lo trate como tal; y como ésta, es el reflejo de la realidad objetiva y no puede ser nacional ni local por su alcance y contenido. Las leyes naturales y sociales son de carácter universal. Lo es también la ciencia que descubre esas leyes, y se apoya en ellas. El marxismo-leninismo, hoy marxismo-leninismo-maoísmo, la teoría del socialismo científico, es la ciencia universal en el ámbito del conocimiento social. De ahí que resultan inconsistentes las tentativas  de construir diferentes “modelos” de socialismo: “nacional”, “regional”, “democrático”, “humanitario”, del “siglo XXI”.

Existen particularidades en la manifestación de las leyes universales, descubiertas por la ciencia marxista-leninista-maoísta y corroborada por la práctica revolucionaria de la clase obrera y sus aliados, que se deben a la situación concreta en uno u otro país. Precisamente en esto consiste la complejidad dialéctica del proceso histórico del que Lenin dijera: “un proceso único y lógico, pese a toda su imponente complejidad y a todo su carácter contradictorio”.

Los ideólogos de la burguesía, entre esos, el revisionismo, a lo largo del tiempo han petardeado el carácter internacionalista del proletariado, la necesidad de su dirección en los procesos de transformación de la sociedad, la revolución y la construcción del poder bajo su égida, todo sosteniendo la aparente aplicación mecánica de la experiencia de la Revolución de Octubre.

Lenin siempre estuvo en contra de la aplicación o imitación ciega y primitiva del marxismo, exhortaba a “aplicar los principios generales y fundamentales del comunismo a las peculiaridades de las relaciones entre las clases, los partidos, a las peculiaridades del desarrollo objetivo hacia el comunismo, propias de cada país…”

Lenin, de igual manera, nunca consideró la experiencia de Octubre un modelo válido bajo cualesquiera circunstancias. No la letra, sino el espíritu, el sentido, las enseñanzas de la experiencia revolucionaria de la Rusia soviética: eso es lo que Lenin quería que las fuerzas revolucionarias aplicaran y utilizaran en sus países. Al mismo tiempo criticaba a quienes se negaban a tomar en cuenta las regularidades y los principios generales, comprobados por la práctica, advirtiendo en ello la manifestación de los ánimos nacionalistas burgueses, la incapacidad de elevarse hasta comprender con claridad las leyes de la lucha de clases y la verdad de que “el curso general que sigue la revolución proletaria es el mismo en el mundo entero”.

No hay que ver en la herencia teórica de Lenin un recetario útil en todas las ocasiones de la vida, sino una fuente viva de ideas y experiencia revolucionarias que proporciona a los comunistas la clave para descubrir el contenido principal de la época contemporánea, para solucionar sus problemas, sus contradicciones cardinales, pero sobre todo, la evolución y el problema del Poder.

Tampoco hay que ver en la experiencia de la Gran Revolución de Octubre  y en la práctica de construcción del socialismo (dictadura del proletariado) un “calco”, ni un “cliché” a imitar, sino hacer de otro ese proceso sistematizado en el marxismo-leninismo, y después en el marxismo-leninismo-maoísmo, en una guía para la acción.

El enemigo de la clase y del pueblo, sobre todo de la clase, no es capaz de comprender del por qué la teoría del comunismo científico sigue siendo una doctrina dinámica, en movimiento, viva, que inspira a millones de trabajadores del mundo a luchar por las transformaciones socialistas, o aquellas masas que con dirección proletaria emprenden con revoluciones de Nueva Democracia, que se inscriben dentro del curso de la revolución socialista. No entiende por qué las masas populares de países completamente disímiles por sus particularidades históricas, económicas y geográficas encuentran en el MLM respuestas a los problemas candentes de la contemporaneidad, tanto el marco de la particularidad y su articulación a escala mundial.


¡VIVA LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE!

¡VIVA LOS CIEN AÑOS DE LA GRAN REVOLUCIÓN PROLETARIA!

¡VIVA EL LENINISMO!

¡VIVA EL MARXISMO LENINISMO MAOÍSMO!

¡SALVO EL PODER, TODO ES ILUSIÓN!


martes, 13 de junio de 2017

ALIANZA PAÍS, ESTÚPIDOS APRENDICES DE TRUMP Y NETANYAHU


Una vez más se refrenda la tesis de que el régimen reformista de Alianza País ha incorporado a su arsenal contrarrevolucionario y anti popular aspectos propios del más conspicuo fascismo.

Alianza País ha potenciado al Estado como instrumento de clase para dominar, someter y ajustar a las masas a la dictadura de grandes burgueses y grandes terratenientes. Ha fortaleciendo su capacidad corporativista a tal nivel de que hoy  -más que ayer-, tiene control del país, de las grandes mayorías explotadas y oprimidas bajo renovadas y agresivas figuras en todos los órdenes: económica, jurídica, social, cultural, educativa, organizativa, punitivas, carcelaria, aparato policial, militar, en fin, todo el arsenal represivo del estado, ya sea desde elementos de intervención activas y/o pasivas, como el complejo tejido de cámaras que controlan los más recónditos parajes del país, o aquellos que nos vigilan desde los vehículos de transporte público, calles, empresas.

El régimen corporativista de Alianza País, como púberes aprendices de Trump y Netanyahu, está construyendo un muro divisorio en la frontera Ecuador-Perú.

El argumento de las autoridades es que dicho muro responde a la programación bi nacional realizada en 1998.

La población fronteriza de Huaquillas no tiene un buen sistema de  agua potable, canalización de aguas, alcantarillado, Infraestructura educativa, etc., pero ahora tiene un muro que emula la estupidez sionista en la franja de Gaza, o la de EEUU a lo largo de la frontera con México.

Huaquillas, con aproximadamente 45 mil habitantes, ubicada en la frontera sur del país con el Perú, se dedica básicamente al pequeño y mediano comercio informal, 40% de la población se dedica al comercio con la población fronteriza de Aguas Verdes, Perú. La ventaja del cambio de moneda, le posibilita tener cierto margen de utilidad en la venta de mercaderías que en algo ayuda a alivianar la carga de recuperar la reproducción de la fuerza de trabajo y medio combatir la miseria en la que se debate nuestro pueblo.

Con un promedio de desnutrición infantil que está en el orden del 41%, con una población que en el 74% vive en condiciones de pobreza extrema, hoy las masas de ese Cantón son agredidas nuevamente por la revolución ciudadana que al no encontrar vías de solución a los problemas que aquejan a las mayorías, se desatan en sus estúpidos fueros propios del fascismo.

El muro de concreto que se levanta en la frontera con el Perú, trata de ser minimizado en su impacto con la torpe sutileza del régimen que define al muro como  “parque lineal” sin entender que por más plantas y flores que le antecedan al muro, este no deja de cumplir su rol delimitador, excluyente, y lo que busca en el fondo es favorecer a los grandes comerciantes que encuentran en el mercado o comercio informal a un gran competidor.

Pero no solo hay muro en la frontera, cada vez son más numerosos dentro de las grandes y medianas ciudades para dividir los barrios exclusivos de los barrios masificados, pobres, pauperizados.

Fatuos, no entienden que no hay fortalezas que no podamos derrumbar, fuerzas reaccionarias que no podamos destruir.

¡ALTO A LA CONSTRUCCIÓN DEL MURO EN LA FRONTERA CON EL PERÚ!

HAY QUE PERSISTIR EN EL COMBATE A ESTE RÉGIMEN HAMBREADOR, REPRESIVO Y LACAYO DEL IMPERIALISMO.

lunes, 5 de junio de 2017

NUEVO RÉGIMEN GUBERNAMENTAL- VIEJO ESTADO PODRIDO Y CADUCO.


Con Lenin Moreno a la cabeza del nuevo gabinete, asistido por el cuestionado vicepresidente Glas, algunos “históricos” de Alianza País” y desde luego, con otros “parches” fascistoides producto de las negociaciones electorales con otras tiendas políticas, el 24 de mayo se dio inicio a una nueva (vieja) etapa política del país.

“Nada nuevo bajo el sol”, aunque hay que admitir que el mismo Correa y sus coidearios “revolucionarios” deben darse golpes en la cabeza al ver cómo su nuevo representante, pertrechado en el discurso “bobo”, pacificador, conciliador y  ecléctico, desnuda ante sus incautos seguidores, la verdadera esencia del socialismo del siglo XXI y de la revolución ciudadana.

Vamos a refrescar nuestras relaciones con los EEUU”,

Pero no solo eso, ha botado en el basurero de la “década ganada” el proyecto de cambio de la matriz productiva volviendo sobre los fueros de fronteras abiertas para el comercio, mayores libertades para los medios de comunicación, más soltura a la banca, liberación de aranceles, reducción del IVA, en sí, una estocada a los pequeños y medianos productores, sobre todo a la industria nacional.

Seguramente la burguesía compradora se debe estar frotando las manos. Lenin Moreno ha evidenciado que no fue necesario el triunfo electoral de Guillermo Lasso, para que ese importante sector (cuantitativo) de la burguesía burocrática, recupere espacios en el ordenamiento económico, político y jurídico del Estado.

En el capitalismo burocrático suelen presentarse comportamientos políticos de esta naturaleza, que expresiones políticas de la burguesía burocrática en el gobierno muden con todos sus trapos y tereques, al servicio de la burguesía compradora, y viceversa. ¿Por qué?, porque las contradicciones entre estas dos fracciones burguesas no son antagónicas,  coluden en determinados momentos en salvataje del viejo Estado y de la estructura económica del país que definitivamente descansa en la semicoloniedad y la semifeudalidad; porque lo que ha venido haciendo el reformismo corporativista de Alianza país no sirve básicamente a cierto sector de la gran burguesía, sino a todo el viejo poder en conjunto.  “Cumplida la tarea” los intereses de la burguesía varían sin descaro alguno.

Además, hay que entender que ni a la burguesía comparadora ni a la burocrática le interesa impulsar el proyecto de industrializar el país, realizar la revolución democrática burguesa,  no está en su ideario o en sus intenciones políticas, ellos parasitan y se reproducen en el marco de la semifeudalidad y semicoloniedad.

Y en el plano del oportunismo y del revisionismo opera la misma figura. Ayer, embriagados izquierdistas “revolucionarios” o dirigentes indígenas y campesinos ávidos de protagonismo electorero estaban apoyando a militares sableadores, después con el reformismo socialdemócrata, luego no tuvieron descaro en conciliar y ser parte del régimen podrido de Lucio Gutiérrez; se mostraron serviles a Correa y también a la oposición, son perros flacos que están donde la gran burguesía y/o los grandes terratenientes les tire un plato de lentejas y un hueso sin carne para que obren bajo sus preceptos y planes estratégicos.

Además de un  proceso de mayor “derechización” del régimen, se avizora la profundización de la crisis en la que está inmerso el país pero que la cargan sobre sus hombros los trabajadores y demás masas explotadas.

El régimen entrante, establece la necesidad de abrirse al Banco Mundial, al FMI; no hay que olvidar que el país, cuya economía descansa en el extractivismo perdió,  hasta el 2016 cerca de 6 mil millones de dólares anuales por concepto de la caída del precio del petróleo,  y alrededor de 5 mil millones de dólares en rentas fiscales. Basta pensar en las ofertas de campaña que han sido ratificadas en el discurso de toma de posesión por parte de Lenin Moreno, es evidente que los recursos deben salir de algún lado, y no será sino recortando la inversión en educación, salud, infraestructura, etc., que afecta, de manera directa a las grandes mayorías, o yendo más allá, eliminado algunos subsidios (como el de combustibles) como recomienda el FMI que terminará convirtiéndose en la puñalada trapera más dolorosa para las masas.

La quiebra inevitable de miles de pequeños y medianos productores desembocará en un  mayor crecimiento de la tasa de desempleados y subempleados en el país, que dicho sea de paso, se ve atizada por la presencia de migrantes que se disputan, con las masas del país, las pocas plazas de empleo, llegando al inverosímil de ofertar mano de obra, en muchos de los caso calificada, por salarios por debajo del mínimo que establece la ley. Obvio, los empresarios festinan de ese fenómeno, puesto que además de sacarle mayor plus valor al trabajo no regularizado, reproducen semi feudalidad en torno a relaciones de producción serviles que se han visto fortalecidas durante los últimos diez años de revolución ciudadana.

Pero no solo eso, es evidente que poco a poco el estado, a través del régimen pasado y el de turno, vayan soltando las riendas al aparato represivo que no escatima esfuerzos en neutralizar todo aquello que “huela” a rebeldía, revolución y protesta.

Capturaron a 18 miembros de una pequeña organización revolucionaria, que más allá de contar con cierta debilidad ideológica, -reproduce las taras ideológicas y políticas de la guerrilla capitulacionista de Colombia-, fue presentada con “perfil bajo” ante la ciudadanía, es más, la dibujaron como una organización  “seudo  revolucionaria”. Y es que esta no es una estrategia nueva, vincular a las luchas populares al narcotráfico, la delincuencia y otras taras sociales que produce esta caduca sociedad. Éste  es un viejo modelo expuesto en los esquemas de  los Conflictos de Baja Intensidad, hoy  manejados por los perros del revisionismo de la izquierda amaestrada que sirven de asesores en términos de inteligencia y contrarrevolución a Alianza País. Pretenden “quitar” piso a todo aquello que genere resistencia a esa verdadera caricatura de revolución que es la revolución ciudadana/ socialismo del siglo XXI.

Las cartas están en la mesa. Confrontamos un régimen que sigue sobre los fueros de salvar al capitalismo burocrático,  que en su dinámica utiliza la servidumbre como reactivo económico-político profundizando la semifeudalidad; que ahonda la semicoloniedad; de hecho, nunca el país –estructuralmente- se alejó del imperialismo yanqui salvo en el discurso “anti imperialista” de los revolucionarios verdes. Hoy, a los vínculos y sometimiento que los EEUU ejercitan sobre el país, le sumamos la perorata amigable, conciliadora de Moreno. Cuánta confusión tendrán en su cabeza los aliados circunstanciales del socialismo del siglo XXI: China, Rusia e Irán, que absortos no terminan por entender qué pasa con el socialismo del siglo XXI.

Bajo este paraguas político, no hay cabida al diálogo al que convoca el régimen, no hay posibilidades de hacer un “correcto ejercicio democrático” subordinado a que Lenin Moreno emita el decreto de amnistía para los presos políticos tal  como lo afirma la dirigencia indígena campesina de la Conaie y otras organizaciones: “SIN AMNISTÍA NO HAY DEMOCRACIA”, Dicen sus carteles. Parecen los de Movadef del Perú. ¡Vaya sentencia para estúpida!

Las masas son las hacedoras de la historia, y saben que para tener protagonismo en ella, debemos poner nuestra cuota, no importa si es en la cárcel  o con sangre, mejor si prevalece la cuota de combate indómito, irreconciliable con sus enemigos de clase y del pueblo, de sostener un comportamiento transformador indócil, que sólo puede verse realizado cuando no hayamos dejado piedra sobre piedra del viejo orden burgués-terrateniente y tome nuevos bríos en la defensa del nuevo poder obrero- campesino-popular de la Nueva Democracia,  tránsito a la dictadura del proletariado, el socialismo.

Vamos a profundizar en la construcción de los tres instrumentos para la revolución, Partido, frente y Ejército Popular, pero dicha construcción  no será en calma chicha, “al frío”, recordar lo que sostenía el presidente Mao, el mejor acero se tiempla al calor el, fuego.

Vamos a arremeter con independencia de clase en contra de este régimen, sus aliados y la llamada oposición; vamos a combatir a nuestra manera, sin perder  la iniciativa, la libertad de acción.

¡A ORGANIZARSE Y LUCHAR EN CONTRA DEL RÉGIMEN REFORMISTA Y CONTINUISTA DE LENIN MORENO!

¡SIN LUCHA NO CONQUISTAREMOS DERECHOS!

¡SIN LUCHA, NO CONQUISTAREMOS EL PODER!

¡A DESARROLLAR COMITÉS CAMPESINOS POPULARES PARA FORTALECER EL FRENTE DE DEFENSA DE LUCHAS DEL PUEBLO!

¡A MILITARIZAR LA CONSTRUCCIÓN DE LOS TRES INSTRUMENTOS PARA LA REVOLUCIÓN: PARTIDO, EJÉRCITO Y FRENTE!

¡VIVA EL CENTENARIO DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA DE OCTUBRE!