sábado, 23 de diciembre de 2017

LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN Y CONSULTA POPULAR, NUEVO OPIO PA´L PUEBLO.


En el Ecuador nos aprestamos a cerrar el año en medio de la más virulenta confrontación entre los partidarios del Alianza País.

No importa si la deuda externa ya haya superado los 45 mil millones de dólares, que la canasta básica ya esté por encima de los 700 dólares; que 6 de cada 10 ecuatorianos esté en el desempleo o subempleo (empleo no apropiado le llaman); mucho menos que el régimen de Moreno manifieste que hay déficit fiscal y que cuesta financiar el presupuesto para el próximo año, mientras a la par anuncia que repotenciará las FFAA con la compra de nuevos fusiles, transporte terrestre, aéreo, aviones de combate, electrónica, etc. Que la situación para el campesinado pobre se vuelve cada vez más crítica puesto que al carecer de tierra, o de tener pequeños minifundios de mala calidad, sin agua, vías, o, de vender su fuerza de trabajo atado a relaciones de producción feudal y semifeudal,  cíclicamente se vea obligado a emigrar a las grandes ciudades a realizar trabajos suplementarios en la construcción, guardianía, mercado informal, en medio de una difícil disputa por cooptar el precario mercado laboral con inmigrantes cubanos, venezolanos, colombianos y peruanos, que hacen de la crisis laboral una caja de pandora.

Los conflictos entre partidarios de Correa y Moreno, -estos últimos fortalecidos por los sectores más recalcitrantes de la burguesía compradora coludidos firmemente  con la izquierda “radical y revolucionaria” de Unidad Popular (MPD, PCMLE) Partido Comunista Ecuatoriano, Partido Socialista Ecuatoriana y otros-, ha logrado, de alguna manera que, desde la base de los trabajadores, campesinos pobres, estudiantes (hijos del pueblo) distraigan sus esfuerzos vitales por mejorar sus condiciones de vida a “asumir posición” por estos dos contendientes, soslayando, transitoriamente, a enfilar la decidida lucha en contra del viejo estado y del régimen que de burócrata ha mudado vertiginosamente a comprador agudizando las condiciones de vida de las masas.

Pero no contentos con eso, el régimen lanza la propuesta de la consulta popular sobre la base de 7 preguntas. La primera: inhabilitar políticamente, de por vida, a quienes incurran en actos de corrupción; constreñir la reelección indefinida, yéndose, de esa manera, contra la perorata aquella de que las masas deciden en las urnas si tiene o no continuidad aquel que administra el viejo estado en defensa del poder de grandes burgueses y grandes terratenientes; reestructurar el Consejo de Participación Ciudadana que en el régimen de Correa fue una broma de mal gusto que le otorgó más solidez y atención corporativa al aparato estatal; la no prescripción de los delitos sexuales;  incrementar la zona intangible al menos en 50.000 hectáreas y reducir el área de explotación petrolera autorizada por la Asamblea Nacional en el Parque Nacional Yasuní de 1.030 hectáreas a 300 hectáreas, como si en las 730 estuviese la diferencia; que esta medida termina por fortalecer la posición o el carácter terrateniente que tiene el estado y que terminará, tarde o temprano, por fortalecer posiciones en los latifundistas; la prohibición a que se haga explotación minera metálica en las zonas intangibles y protegidas, que desde luego  a estas alturas ya poco importa porque las áreas no protegidas ya han sido entregadas a las mineras chinas, rusas, brasileñas, etc. Obvio, se cuidan en delimitar la minería metálica, la otra, la hidrocarburífera, queda intocada y que en definitiva nos sigue atando –entre otros tantos elementos más- a la semifeudalidad. Y la última, tumbar la ley de plusvalía que impuso el régimen de Correa para, desde otra trinchera, dar rienda suelta a la especulación y alta concentración de la tierra rural y urbana en pocas manos.

Y precisamente ante la convocatoria a la consulta han hecho presencia activa defensores y los detractores. Los partidarios de Correa se oponen a la manera cómo se ha planteado la consulta. A estos se suman algunos despistados izquierdistas que creen que es válida pero no en su totalidad. Lasso, por el contrario, sostiene que la consulta fue idea suya y que por consiguiente “la apoya”; Nebot y demás sectores de la burguesía compradora se alinean por la propuesta de Moreno. Unidad Popular, ex MPD, hoxistas que han devenido en bolivarianos y morenistas, sostienen la necesidad y apoyo a la consulta, es decir, un nuevo engaño, una nueva cortina de humo, una nueva perorata burgués-terrateniente que fomenta los principios demo burgueses manifiestos en las urnas.

El devenir histórico del comportamiento burgués –terrateniente nos ha dejado bien en claro que no son las elecciones, nuevas constituciones o la consulta popular verdaderos procedimientos que reflejen la participación de las masas en las decisiones fundamentales del país. Cada vez que las masas son convocadas a vivir de estos magros procesos, lo que está haciendo es reformular los designios del viejo estado que busca permanentemente acondicionarse a los nuevos requerimientos que tiene las clases dominantes en relación al movimiento y contradicciones imperialistas, particularmente de la dinamia de la superpotencia imperialista yanqui.

Vamos a desenmascarar al actual régimen de Lenin Moreno, identificarlo como una expresión “light” de la burguesía compradora, recalcitrante, que hoy por hoy tienen contradicciones no antagónicas (en el plano ideológico) con la burguesía burocrática que tuvo un espaldarazo en el régimen de Correa, hoy, al igual que todos sus antecesores, viciado de corrupción.

Debemos fortalecer la organización y lucha popular, y la única manera objetiva de hacerlo es poner por delante al proletariado como fuerza ideológica dirigente y, en los casos donde es posible, sumar su contingente movilizador, organizativo y combativo al del campesinado pobre, del común de masas explotadas. Si no apuramos esfuerzos por cumplir con este propósito, las masas seguirán siendo presa de la gran burguesía, de los grandes terratenientes pero, sobre todo, de ese pútrido revisionismo que permanentemente trafica con la vida, luchas y futuro de las masas.

¡No votar en la Consulta popular!, porque al igual que las elecciones, reformas constitucionales, referéndum, asamblea, etc., son instrumentos de dominación que en nada resuelven los problemas y demandas fundamentales de las masas.

¡NO VOTAR EN LA CONSULTA, POR EL CONTRARIO, ¡HAGAMOS LO POSIBLE, Y UN POCO MÁS, ¡POR BOICOTEARLA!

¡No dejarnos engañar por la llamada lucha en contra de la corrupción!, pues quienes la dirigen son precisamente aquellos que en su momento igual robaron, igual mintieron, igual se aprovecharon del aparataje estatal para enriquecerse. ¡LA CORRPUCIOÓN ES PANACEA DE ESTE VIEJO ESTADO!

A los corruptos, a los explotadores, a los represores, a los asesinos del pueblo solo y únicamente solo los juzga y castiga el pueblo.

EL ALZA SALARIAL
En estos días el régimen, buscando consenso con la gran burguesía y los grandes terratenientes analizan las condiciones en las que se hará el alza salarial para el próximo año.

Obvio e insultante, la gran burguesía, como si fuesen hijos de perra flaca ofrecen un alza salariar de 3 dólares, así como se lee, 3 dólares. Como contraparte la dirigencia revisionista y oportunista manifiesta que debería ser de 25 dólares, que de esa manera el trabajador tendrá un “salario digno”. Cuánta inmundicia de estos miserables. Ni aun así el régimen autorice un incremento salarial en esos órdenes, jamás el salario será digno, porque refleja la venta de la fuerza de trabajo del obrero, del trabajador, y eso, a su vez, genera las condiciones para que el burgués extraiga la plusvalía y se enriquezca en base a la explotación del trabajador asalariado. Jamás un salario será digno, porque estaríamos dignificando las relaciones de producción que por su propia naturaleza, en el país son semifeudales y por consiguientemente lascivas a los intereses y dignidad de las masas. De todas formas, en el hipotético (que no se va a dar) que el régimen apruebe esa alza salarial propuesta por el revisionismo y la dirigencia espuria del movimiento sindical, campesino, popular, tampoco llega a cubrir el requerimiento de los trabajadores para poder reproducir su fuerza de trabajo.

Por su parte, el régimen plantea un alza salarial en el orden de los 10 dólares. ¡MISERABLES!, pues es evidente que esa alza no se compadece con la nueva carga fiscal (y la que inevitablemente se viene con alza de combustibles, transporte, etc.) que mengua significativamente el salario de miseria que hoy tiene el trabajador explotado en el país.

Y desde luego, Moreno, desde su visión “cuántica” quiere hacernos ver que el salario básico del país es uno de los más altos de América Latina. Lo que no dice el fatuo, es que las otras economías no son dolarizadas, que un obrero gana en dólares y gasta en dólares en un país donde de alguna manera, gobernantes, grandes burgueses y grandes terratenientes, se han dado modos para devaluar o menguar la capacidad adquisitiva del salario y del dólar. La evidencia está en el hecho de que los inmigrantes ganan en dólares con salarios por debajo del estipulado por la ley, tratan de ahorrar en dólares en condiciones precarias a sabiendas que con el cambio pueden mejorar sus ingresos en relación a sus países de origen.

Pero el régimen no se queda en eso, aísla el aspecto salarial de las relaciones de producción y las condiciones de trabajo. Se sigue espoleando a que desde el aparato estatal y privado no se contraten trabajadores bajo la figura del contrato colectivo o del nombramiento, sino por prestaciones de servicios profesionales, arrastrando a miles de compatriotas a vender su fuerza de trabajo sin que el patrono tenga responsabilidad con seguridad social, sobre sueldos, vacaciones y otros beneficios de ley.
La lucha por el alza del salario no puede ni debe estar deslindada de la lucha por exigir la no precarización laboral, por no permitir que cada vez más las relaciones de producción semifeudales se agudicen bajo nuevas formas laborales que se apoderan de la fuerza de trabajo de las masas y que eliminan las conquistas laborales que tuvieron en la lucha de los mártires de  Chicago un importante punto de partida.

Hay que tener claro, tendremos un salario acorde a la reproducción de la fuerza de trabajo en la medida que luchemos por él en las calles. A mayor lucha, a mayor movilización y combate en contra del viejo estado y la rapacidad de la gran burguesía y grandes terratenientes, no dudemos, mayor será nuestro salario, en cambio, si es que no luchamos, pues bien, ellos, la reacción con el apoyo del revisionismo y del oportunismo decidirán cuánto y en qué condiciones se realizará el alza salarial. Ese es un hecho.

POR UN SALARIO QUE POR LO MENOS PERMITA REEPRODUCIR LA FUERZA DE TRABAJO, y esto, pueblo del Ecuador, no lo vamos a conseguir si seguimos aherrojados a esas dirigencias sindicales, populares, indígenas y campesinas vendidas a las patronales y al viejo estado.  Que no avanzaremos en nada sino estamos pertrechados de la línea ideológica y política correcta. Sin lucha no conquistaremos derechos, y hay que entenderlo ya, la lucha se hace en las calles, no cayendo en la emboscada del diálogo a la que recurrió el fatuo Lenin Moreno y embauco una vez más al revisionismo, sino conscientes de que sin organización de clase, sin dirección proletaria en el movimiento popular e indígena, sin movilización y sin violencia revolucionaria,  nada haremos, pero, sobre todo, que, si a esa lucha no la hacemos extensiva al revisionismo y al oportunismo, NADA HABREMOS HECHO.

NO VOTAR, NO PARTICIPAR EN LA CONSULTA POPULAR, VAMOS A BOICOTEARLA.

NO CAER EN EL DISCURSO ENVOLVENTE Y DISTRACTIVO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN, CORRUPTOS SON TODOS, SON PARÁSITOS QUE SE HAN REPRODUCIDO EN LA ADMINISTRACIÓN DEL APARATO ESTATAL.

POR UN SALRIO QUE NOS PERMITA REPRODUCIR LA FUERZA DE TRABAJO Y ATENDER NUESTRAS EL SUSTENTO DE NUESTRAS FAMILIAS.

NO PERMITAMOS QUE EL VIEJO ESTADO, INSTRUMENTO DE DOMINACIÓN CON EL QUE CUENTA LA GRAN BURGUESÍA Y GRANDES TERRATENIENTES REPARTA EL VALOR DE NUESTRA FUERZA DE TRABAJO ENTRE VARIOS MIEMBROS DE NUESTRAS FAMILIAS.

POR UN SALARIO BÁSICO COMPATIBLE CON LA CANASTA BÁSICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario